El laurel

El laurel es un restaurante de comida argentina situado en la calle Florida Blanca 140, en el barrio de Sant Antoni de Barcelona.

Calidad

Aun no valorado

Servicio y local

Aun no valorado

Precio

Aun no valorado

Valoración

Aun no valorado

Zero Km

Zero Km es un restaurante de comida mediterránea situado en Carrer de la Ribera 18, en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona.

El restaurante Zero Km es un restaurante que se convierte en bar de copas pasadas las 24:00h de la noche y donde poder pasar de cenar a tomar una copa sin moverte del mismo local.

 

  • Mucho ambiente
  • Comida rica y sana
  • Buena ubicación
  • Cena y copas todo en uno

 

  • Local poco espacioso
  • Se llena rápido
  • No se puede conversar demasiado

Calidad

El Zero Km es un restaurante donde poder degustar comida mediterránea, sana y natural, desde ensaladas hasta pizzas. Fuimos a probar este restaurante y degustamos la ensalada de pollo, la ensalada de quinoa, patatas bravas y una pizza de carpaccio de ternera.

Las ensaladas no eran platos muy abundantes pero tampoco daba la sensación de que hubiera poca comida en el plato, había la justa medida para que no sobrara pero tampoco faltara. La ensalada de pollo iba complementada con salsa de yogurt, setas, castañas y calabaza, junto con el pollo a tacos a la plancha muy tierno y jugoso. La ensalada de quinoa era más exótica que la de pollo e iba servida con verduras y canónigos, tenía un sabor bien balanceado entre la quinoa y las verduras, gozando de un sabor dulzón aliñado con un toque ácido de una vinagreta de lima.

Las pizzas en el restaurante Zero Km no son pizzas como las de un típico restaurante italiano, son unas pizzas gourmet, más finas y crujientes que las italianas y con condimentos más refinados. Degustamos la pizza de carpaccio de ternera, una pizza donde la única parte cocida era la masa, lo demás eran finas lonchas de ternera y rúcula aliñadas con vinagre de módena y con queso parmesano laminado. Era una pizza poco convencional pero muy rica y ligera. El carpaccio era suave y gustoso, el parmesano tenía ese punto seco que lo hace un pelín arenoso, y el vinagre de módena sobraba un poco ya que le restaba sabor a la carne, pero no tenía un gusto muy pronunciado y no molestaba excesivamente. Evidentemente no parecía que comieras una pizza ya que ni el gusto ni la textura se le parecía, pero es una manera original de preparar un carpaccio de ternera. Si que habían otras pizzas más parecidas a las que estamos acostumbrados, con queso y tomate de base y: con pollo y trufa; con tataki de atún y shiitake; con chorizo criollo; con queso burrata; y con gorgonzola y ricota.

He de decir, que los mojitos de frambuesa están especialmente ricos. Si vais al Zero Km no perdáis la oportunidad de degustarlos.

Servicio y local

El servicio del restaurante Zero Km de Barcelona es peculiar, los camareros son todo chicas que se encargan de tomar nota y servir la comida. El servicio no es que sea malo ni mucho menos, pero van muy estresados y eso ralentiza un poco todo. No tardaron en traer la comida excesivamente, pero hubo alguna que otra equivocación en el pedido que hizo que se retrasaran los platos. Por otra parte, si te faltaba alguna cosa, se demoraban un poco en traértelo pero al final llegaba.

Hablemos del local. Es un local que tiene dos entradas (una por Passeig Picasso y otra por Carrer de la Ribera). No es un local grande pero se junta mucha gente. Las mesas están bastante apretadas y hay poco sitio para circular (las camareras las pasan canutas) y muchas veces tienes que dejar sitio para el paso. Es un local de luz tenue con música alta, un lugar decorado muy bonito y moderno, ideal para pasar una velada entretenida, no es muy cómodo para mantener una conversación pero si para una cena que acabará en copas y bailes, ya que el mismo restaurante se convierte en local de copas cuando se cierra la cocina, se retiran un poco las mesas, se sube el volumen de la música y se sirven cocktails y copas.

Precio

El precio del restaurante Zero Km no es caro,  ya que los platos oscilan entre los 9€ y los 13€ pero sólo con un plato es justo para comer, así que una cena para dos, entre comida y bebida no sale por menos de 18€ por persona.

Como he comentado, no es caro ya que la comida es rica, además si le añadimos que tiene un punto más sano que un restaurante más convencional salimos todos contentos 😀

Valoración

El restaurante Zero Km es un local divertido y diferente al que ir. Su ubicación es magnífica ya que está al lado del Borne y en frente del Parc de la Ciutadella, una zona de ocio muy potente en Barcelona.

La comida es rica y no es nada pesada. Si además le sumamos que en el mismo local podemos tomar unas copas a ritmo de música movida le convierte en un restaurante para empezar una buena noche.

Es un sitio al que recomiendo ir, ya sea en pareja, con amigos o en grupo, ya que es muy divertido y muy ambientado. Eso si, reservad porque se llena rápido. Seguro que volveré.

restaurante Zero Km Barcelonarestaurante Zero Km Barcelonarestaurante Zero Km Barcelonarestaurante Zero Km Barcelona

El Velódromo

El restaurante El Velódromo de Barcelona, es un restaurante de comida mediterránea situado en calle Muntaner 213, en el barrio de l’Eixample de Barcelona.

El Velódromo es un restaurante de los años 30 de Barcelona que estuvo cerrado muchos años y que de la mano de Moritz volvió a abrir sus puertas en 2009. Un lugar con olor a un tiempo pasado pero con modernidad que ha querido resucitar el encanto de los bares sociales de los años 40, 50 y 60.

Calidad

En el restaurante El Velódromo se sirve comida de mercado, mediterránea y tapas. Podemos degustar desde unas gambas al ajillo hasta una “Escudella amb carn d’olla” pasando por un tartar de salmón.

Pudimos probar un poco de su carta: “huevos estrellados con morcilla“, “salteado de verduras con romesco“, “crema de puerros con trompetas y gambas“, “entrecotte de ternera” y “tartar de atún“.

De entrada decir que las raciones son grandes, así que con algo para compartir y un principal quedas lleno. Los huevos estrellados eran un plato muy completo que más de uno no se hubiera terminado, con patatas juliana fritas, morcilla y huevos. Debo decir que las patatas estaban fritas perfectas, nada grasientas, muy crujientes y del grosor justo para que toda la patata estuviera hecha por igual. Había buena cantidad de morcilla muy rica, saladita y con gusto y dos huevos que lo hacía un plato muy apetecible y rico. El plato de verduras salteadas era el más ligero de todos, una buena colección de verduras a la plancha acompañadas por salsa romesco cortadas en trocitos muy apetecibles. La crema de puerros servida en el plato junto con trompetas de la muerte (setas) y gambitas rojas, un plato suave, gustoso y sano para hacer boca para los segundos platos.

El entrecotte iba acompañado con un bol de ensalada y otro de patatas, por si el plato de carne no fuera suficiente. La carne era tierna y sabrosa, venía cortada a tiras en un losa para mantener el calor. Estaba rico, pero al comerlo me pareció que estaba frito en vez de hecho a la plancha o brasa ya que tenía un ligero gusto a aceite que enmascaraba el gusto de la carne. El tartar de atún también era un plato bastante grande, un timbal de tartar sazonado con raifort y sésamo. El atún sabía mucho a pescado lo que indica que era un buen atún que se mezclaba bien con el sazonado ya que notabas los diferentes sabores en la boca.

De postre probamos un helado de vainilla de dos bolas enormes, un helado muy rico con un buen gusto y nada pesado; un tiramisú que perfectamente podría servirse en 2 platos ya que era un trozo bastante grande, rico y sobroso de un tiramisú casero; y finalmente el gazpacho de melocotón con helado de yogurt, un postre fusión dulce-salado con gusto que no esperas al probarlo ya que tiene un sabor de tomate mezclado con melocotón que al mezclarlo con el helado hacía una mezcla de sabores muy curiosa en la boca.

Servicio y local

El servicio del restaurante El Velódromo de Barcelona es muy correcto, camareros muy profesionales de la vieja escuela, vestidos con uniforme de restaurante de antaño y muy serviciales, con las justas florituras ofrecer un buen servicio. Los platos salieron rápidos.

En cuanto al local, al ser un restaurante que ha querido mantener su esencia vintage, es muy diáfano, con el techo muy alto, con mesas pequeñitas con sofás y sillas de madera que reproducen las originales del local. No es un local con muchisímas mesas, dispone de dos pisos (aunque solo uno funcional y el otro a modo museo) y terraza, y con un billar de exposición de cuando El Velódromo era un bar de culto para la gente más inn de la ciudad. Como curiosidad, las cartas son de papel y te las puedes llevar y desprenden un olor nostálgico a máquina rotativa.

Es un local que abre todo el día, así que sirven almuerzos, comidas, meriendas, cenas y cocktails.

Precio

El precio del restaurante El Velódromo está bien, ni caro ni barato, raciones grandes, buenas a un precio razonable. Una cena para dos puede salir por unos 15€ por persona y sales lleno. Los precios de las tapas oscilan entre los 2,50€ y 7€ y los platos van desde los 8€ hasta los 24€, los postres de los 2,5€ a los 12€.

Veredicto

El restaurante El Velódromo de Barcelona es un restaurante agradable y bueno situado en una zona céntrica de Barcelona ideal para ir a cualquier hora del día. La comida la sirven rápida, está buena, cantidades abundantes a un precio razonable con una buena variedad de platos.

Es un sitio diferente al que ir, una mezcla de pasado y presente con buena comida que te hace pensar que están en un bar de los años 50 rodeado de pensadores y bohemios de la época.

Si estás por la zona es una muy buena opción a tener en cuenta, y seguramente repita la experiencia para degustar más parte de la carta de El Velódromo.

Koyo

El Koyo es un restaurante japonés situado en carrer de Sants 192, en el barrio de Sants donde poder degustar comida japonesa en un buffet libre de carta, justo al lado de la parada de metro de Plaça de Sants de la línea 1 y 5 del metro.

El restaurante Koyo ha abierto sus puertas en el 2015 para ofrecer un buffet libre de carta de comida japonesa con una amplia variedad de comida japonesa y oriental en general a un precio muy competitivo en lo que la relación calidad-precio se refiere.

Calidad

Si esperáis degustar la mejor comida japonesa de Barcelona desde luego el Koyo no es el restaurante indicado al que ir, pero si os apetece comer japonés a modo salvaje a buen precio y de calidad más que aceptable entonces si que es vuestro restaurante.

La ventaja de ser un restaurante de buffet libre de carta es que puedes pedir mucha variedad sin preocuparte del precio y eso da para probar muchos platos. En el Koyo probé: nigiris de salmón, nigiris de gamba, gyozas, arroz con pollo teriyaki, pinchos de ternera rellenos de queso, uramaki de cebolla, uramaki de pollo rebozado, sashimi de atún, maki de salmón y rollitos vietnamitas, pero la carta se extiende mucho más y puedes probar muchas más cosas de la gastronomía japonesa típica.

Como he dicho antes, todo estaba más que aceptable, no había nada que despuntase por ser excelente pero tampoco había nada que fuera malo o poco bueno. Me sorprendió en este aspecto.

Como punto destacable del restaurante Koyo, es que las raciones de los platos eran grandes, cosa que se agradece, ya que en algún otro local con buffet libre de carta, las raciones son pequeñas y tardan mucho en traerlas.

Servicio y local

El restaurante Koyo es un muy nuevo y por lo tanto está muy reluciente y blanco. Es un restaurante con capacidad para bastantes comensales y no da sensación de agobio. No goza de grande florituras más que algún mural con pintura japonesa y luces de neón rosas (muy típico últimamente). Con mesas de tamaño razonable con una separación correcta entre ellas para estar cómodo.

El servicio es muy amable y ágil. Están atentos a todos los movimientos de los comensales para atenderles lo más rápido posible. Al tener la carta en la mesa, en seguida que te ven mirarla te vienen a preguntar qué más deseas. Buen servicio.

Como he comentado antes, las raciones son de un tamaño bueno, no solo para degustar un poquito y pedir más, sino que es una buena ración para compartir con otro comensal. Además, no tardan en servir los platos y no te enfrías comiendo entre tanda y tanda.

Precio

El precio del restaurante japonés Koyo es casi casi el estándar entre los buffets libres orientales y japoneses de noche en Barcelona, 15€ más I.V.A. y bebidas a parte. El punto negativo de esto es que los postres no entran en el buffet.

Si quieres comer solo algún plato, también hay precio de carta para los platos que sirven, evidentemente, si comes más de dos platos casi casi te sale más a cuenta pedir el buffet que los platos por separado.

Veredicto

El restaurante japonés Koyo, situado en Sants, es una buena opción para comer japonés si no eres un sibarita de la comida y te gusta más la cantidad de la calidad, aun así, es mejor que muchos otros buffet libres de carta.

Es un sitio ameno y se está cómodo, y si estás por la zona y te apetece pegarte un atracón deberías probarlo. Seguramente sea un sitio al que volveré si me apetece más cantidad que calidad y estoy por la zona. Recomendable.

koyo_gyozaskoyo_ternera_quesokoyo_sushirestaurante japonés koyo barcelona

Kin Sushibar

El Kin Sushibar es un restaurante japonés situado en calle Provença 97, en el barrio de l’Eixample de Barcelona.

En el Kin Sushibar podrás degustar comida típica japonesa a la carta o en menú, y disfrutar de la gastronomía nipona en Barcelona.

Calidad

El Kin Sushibar es un buen restaurante taberna japonés. Los platos que tomes en él son auténticos, sabrosos y de buena calidad.

Todos los platos están bien en Kin Sushibar, desde los fideos hasta los nigiris. Debo destacar los fideos yakisoba, servidos en un bol con verduras, ternera y pollo y salsa. Son de los mejores que hemos probado, muy gustosos, nada encartonados y muy equilibrados. Es un plato a pedir sin duda si visitas el restaurante.

Otro plato estrella del Kin Sushibar es el Tori no karaage (pollo rebozado con salsa). Un plato de pollo rebozado con salsa agridulce acompañado de arroz blanco que está delicioso. La salsa lo hace realmente adictivo y hace que comer este plato sea una delicia.

Los nigiri y los maki en el Kin Sushibar están bien, son buenos, no de los mejores que he probado pero si cumplen perfectamente con su cometido. No son excesivamente grandes y la pieza de pescado que lo acompaña es sabrosa. Tienen el tamaño perfecto para comerlos de un bocado.

Local y servicio

El local del Kin Sushibar dispone de dos plantas, abajo al más puro estilo taberna japonesa con una mesa larga y un banco para compartir mesa y alguna que otra mesa suelta, y la parte de arriba con más mesas separadas para comer más íntimamente. Es un local muy luminoso ya que una pared es totalmente acristalada y entra muchísima luz natural. Es acojedor. Hay colgados por las paredes luchadores de sumo (tranquilos, no intimidan).

El servicio de este restaurante japonés es correcto. No usan demasiadas florituras y van por faena. La comida no se demora casi nada y los camareros son rápidos y efectivos. No son gente de muchas palabras pero el servicio es bueno.

Precio

El precio del Kin Sushibar es normal tirando a alto. No es un buffet libre y las platos que comes son ricos, así que el precio no es regalado. Los platos van entre los 7€ y los 17€, dependiendo de qué se pida.

Sirven nigiri a unidad, y ahí es donde es más caro el precio. Van desde los 2.5€ a los 6€ por unidad, así que si optas por esta opción te saldrá más cara la comida (aunque tienen platos con distintos tipos de nigiri que sirven a mejor precio).

Veredicto

El Kin Sushibar es una buena opción para desgustar comida japonesa por la zona de Hospital Clínic de Barcelona. Es un local donde no te entretendrás demasiado para comer y saldrás contento. Buena comida, en una buena zona de Barcelona y con un precio razonable.

Si te gusta la comida japonesa y estás por la zona, te invito a que lo pruebes y nos des tu opinión. Como comentaba, si te gustan los fideos, no dejes de probar los fideos yakisoba, ya que están especialmente ricos.

Il Commendatore

Il Commendatore es un restaurante italiano situado en calle Comte d’Urgell 247, en el barrio de l’Eixample de Barcelona.

El restaurante Il Commendatore es un restaurante ideal para degustar comida italiana auténtica, repleta de sabor, con un toque clásico que te encantará y que te transportará a un pueblecito italiano.

  • Comida deliciosa
  • Atmósfera incomparable
  • Buena zona
  • Ideal cena romántica
  • Preferible reservar
  • Sillas algo duras al rato

 

Calidad

De entrada diré que para mí es el mejor restaurante italiano de Barcelona. La calidad de la comida es altísima, ingredientes frescos y naturales, salsas caseras y tamaño de los platos idóneo.

En el restaurante Il Commendatore hemos probado una gran variedad de platos: pasta, pasta fresca, pizzas, carnes, pescados y no hemos encontrado nada que no sea sobresaliente. Cualquier plato que pidas te encantará.

Pero somos muy pizzeros y nos encantan las pizzas de Il Commendatore. Pizzas de tamaño grande para no quedarse con hambre, pero tampoco gigantes (aunque también las tienen, pizzas extragrandes). La mozzarella tiene un gusto muy particular que hace que sean únicas las pizzas de Il Commendatore, y sobretodo la masa, fina pero consistente, que aguanta perfectamente todo el condimento. Aún estando fría, la masa sigue estando crujiente y deliciosa.

Servicio y local

El servicio de Il Commendatore es un servicio clásico, muy respetuoso, de la vieja escuela, tratan de usted pero no se hace arcaico. La amabilidad del servicio es destacable y la celeridad con la que trabajan es fantástica. No demoran casi nada los platos aún estando el restaurante lleno hasta arriba la comida sale rápida.

El local del restaurante Il Commendatore es maravilloso. Está decorado como si fuese la plaza de un pueblo italiano, con sus balcones, sus ventanas, ropa tendida y hasta un pozo en medio del comedor. Mesas rústicas de madera con sillas muy pesadas y que al rato se hacen un poco incómodas, pero aún así vale la pena. No es un local muy grande y se llena rápido. Si no quieres quedarte sin mesa es recomendable reservar para garantizarte un sitio para comer.

Precio

El precio de Il Commendatore es normal, barato diría yo por la experiencia que supone visitar este restaurante. La relación calidad precio es excepcional. Los platos oscilan los 9€ y los postres entre los 5€ y 7€.

Una comida, con bebida y postre sale por unos 16€ por comensal, así que es un precio muy bueno para una estancia espectacular.

Veredicto

El restaurante Il Commendatore es el restaurante de Barcelona indicado para saborear la mejor comida italiana de la ciudad. Tanto si vas en pareja como en grupo, tanto si quieres sorprender a alguien como si vais unos cuantos amigos, es el restaurante al que debes ir.

Local bonito, servicio excelente, buen precio, buena localización y comida excelente hacen de Il Commendatore a unos de los mejores restaurantes de la ciudad.

La Piazzenza

La Piazzenza es un restaurante italiano situado en Avinguda Gaudí 27, en el barrio de la Sagrada Família de Barcelona.

  • Ubicación inmejorable
  • Terraza grande
  • Calidad muy mejorable
  • Atención poco cuidada
  • No vale lo que pagas
  • Bastante lentos

Calidad

El restaurante La Piazzenza no es ninguna maravilla. Antes hacían unas pizzas espectaculares y todo los platos estaban muy ricos, pero hace tiempo que eso cambió y ahora parece más un restaurante para guiris que quieren disfrutar comiendo viendo la Sagrada Família de fondo que no un restaurante para que alguien disfrute de la comida.

No se puede decir que esté malo ni mucho menos, pero antes era mucho mejor restaurante. Las pizzas son normalitas, al comerlas no están mal pero al rato te entra mucha sed y no es muy agradable. La pasta tampoco es nada del otro mundo, las salsas son bastante insípidas y no convencen demasiado.

Servicio y local

El servicio de La Piazzenza no es el mejor que te puedas encontrar en la ciudad. Está el restaurante siempre está a tope por su espectacular ubicación, pero el servicio va a todo gas de trabajo y se demoran al servir, van muy al lío y no te atienden con el cariño que deberían para tener al cliente contento del todo.

El local no es que sea extremandamente bonito, las mesas son de madera robusta, muy juntas entre si dejando poco sitio para moverte. Dispone de una terraza en medio de Avinguda Gaudí que hace que tenga unas vistas inmejorables de la Sagrada Família, y de noche iluminada es un lujo verla.

Precio

Al estar donde está este restaurante, el precio es elevado por lo que realmente comes, es un precio normal-alto, tirando a alto ya que la calidad no se corresponde con lo que pagas, pero claro, tienen que justificar su ubicación.

No se será la tónica habitual del local, pero en las dos últimas visitas se equivocaron con la cuenta, cosa que nunca es agradable para el cliente.

Veredicto

No es un sitio al que recomendaría ir, hace tiempo si, era un restaurante que me gustaba mucho, pero ahora ya no.

Es más un restaurante para guiris que para gente de la ciudad. Encontrarás muchísimos mejores restaurantes italianos a los que ir, más baratos, más buenos y con mejor servicio.

Makamaka

Makamaka es un restaurante hamburguesería situado en Passeig de Joan de Borbó 76, en el barrio de La Barceloneta de Barcelona.

Calidad

Aun no valorado

Servicio y local

Aun no valorado

Precio

Aun no valorado

Veredicto

Aun no valorado